Esperando contenido...

sábado, 31 de octubre de 2009

El Liverpool hace aguas y Benítez se tambalea

Fernando Torres no pudo salvar a un Liverpool que perdió a dos hombres por expulsión y que hizo aguas en su visita al Fulham.

Fulham 3 - Liverpool 1

http://www.as.com/composition/images/das/das/por/2009/10/1257011660.jpg

La visita del Liverpool de Rafa Benítez a Craven Cottage se convirtió en una verdadera pesadilla para el técnico madrileño, que últimamente no gana para disgustos. Quinta derrota en once compromisos de Liga.

Aunque el Liverpool empezó dominando el primer acto, fueron los "cottagers" los que abrieron el marcador con un gol de Bobby Zamora en el minuto 24. Cómo no, era el internacional español Fernando Torres el que se encargaba de poner paz en las gradas "red" al nivelar el varapalo sufrido por su plantilla, empatando en la primera mitad.

Pero la catástrofe no había ni comenzado para la maltrecha formación de Benítez, que hoy echó -mucho- en falta la inspiración de su capitán, el ausente Steven Gerrard; y que pese a haberse recuperado en la Liga la pasada jornada, volvía hoy a hacer aguas por todas partes además de ver cómo su talismán Torres abandonaba el campo cojeando y se sumaba, quizás, a la lista de lesionados.

El árbitro despierta el orgullo del Madrid e Higuaín se hace galáctico

El Madrid arrolló al Getafe cuando se sintió atropellado por el árbitro. Expulsó injustamente a Albiol. El argentino hizo los dos goles ante un adversario muy manso.

http://www.as.com/composition/images/das/das/por/2009/10/1257015774.jpg

Un ataque de indignación levantó al Madrid, dio aire a Pellegrini y puso a Higuaín en el camino de la titularidad por enésima vez. Esta fue la secuencia: Mateu echó injustamente a Albiol con el partido igualado, el Madrid enfureció de la mejor manera posible y el argentino marcó dos goles, estrelló un balón en el palo y puso en solfa el escalafón de delanteros. Eso sí, partiendo desde una banda, terreno minado en la fórmula Pellegrini. Desde el centro, en la primera mitad, había sido un cero a la izquierda. El partido dejó también un cambio a mejor en la actitud de Benzema y en el empuje de Kaká y una vuelta a la blandura del Getafe.

colabora as.com

La Fiebre Del Fútbol